No es nuestro hijo, sino el Hijo de Dios!

Editorial por Mary Felde

Hay una gran diferencia entre vivir en el Antiguo Pacto y vivir en el Nuevo Pacto. En el Antiguo Testamento Dios dijo que no se olvidaría de los pecados y la iniquidad de la gente, incluso hasta la tercera y la cuarta generación. En el Nuevo Pacto Dios nos dice en Hebreos 8:12, “Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.”

Cuando David cometió pecado, su hijo tenía que morir. Sin embargo, en el nuevo pacto, nuestro hijo no tiene que morir. ¿Por qué? Porque el Hijo...


Continúe leyendo

No es nuestro hijo, sino el Hijo de Dios!

Enseñanza por Mary Felde
De: July-August 2010
Encontrado en: {subjects-es}The Gospel of Grace

Hay una gran diferencia entre vivir en el Antiguo Pacto y vivir en el Nuevo Pacto. En el Antiguo Testamento Dios dijo que no se olvidaría de los pecados y la iniquidad de la gente, incluso hasta la tercera y la cuarta generación. En el Nuevo Pacto Dios nos dice en Hebreos 8:12, “Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.”

Cuando David cometió pecado, su hijo tenía que morir. Sin embargo, en el nuevo pacto, nuestro hijo no tiene que morir. ¿Por qué? Porque el Hijo...


Continúe leyendo