Consideraciones sobre la Gracia y la Ley

Por: Peter Youngren
De: November 2008
Encontrado en: El evangelio de la Gracia
Diez pensamientos para meditar en este tema tan importante

Creo que la Ley nunca tuvo el propósito de salvar, sanar o de hacernos santos, sino solamente el mostrarnos la necesidad de un salvador. La Ley de Moisés existió por un periodo de 1400 años, para enseñarnos que nadie puede llegar a ser salvo por obras. Es por eso que la Ley tiene que ver con obras humanas para agradar supuestamente a un Dios molesto y enojado con el hombre. Toda religión esta fundamentada en obras para agradar a Dios y tristemente muchas personas han reducido el cristianismo a una religión de obras. El cristianismo sin el evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24) no es mas virtuoso que ninguna otra religión. 

La ley es lo que nosotros podemos hacer, nuestras obras y esfuerzos. Tiene que ver con lo de afuera, al poner las habilidades en acción. La gracia es algo inmerecido, no ganado, favor que no nos corresponde. El favor de Dios para el hombre esta basado en lo que Jesús hizo en la cruz para salvar, santificar y sanar a aquellos que se acerquen a Dios por medio de el (Hebreos 7:14).

He incluido 10 pensamientos para meditar en estos temas tan importantes. Dejemos que el espíritu santo nos ilumine con lo que Jesús ha hecho por nosotros. 

1. Razones y motivos

Una religión legalista se basa en que sus participantes realicen cosas buenas con razones incorrectas.
La oración, el estudio bíblico, el dar o evangelizar son buenas cosas a realizar, que dan buenos resultados siempre y cuando sean fundamentadas en lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz del calvario. Pablo dice que si damos todo nuestro dinero a los pobres y no tenemos amor entonces nada ganamos (1 Corintios 13:3). Obviamente,  el regalo beneficiara al pobre, estemos o no motivados por el amor. Sin embargo, nuestro padre celestial nos ama tanto que desea beneficiarnos a nosotros también. 

Cuando hacemos buenas obras para impresionar a Dios o a la gente, esas obras no nos permiten ganar ningún beneficio de parte de Dios. Pero cuando respondemos al amor de Dios amando a otros, es ahi cuando participamos de obras que permanecen. Los fariseos de hace 2000 años asi como los de hoy en dia siempre estan preocupados por como se ven ante los demas ya que todo se trata de guardar las apariencias, especialmente entre aquellos que son de la misma iglesia o que tienen la misma lista de reglas, las cuales tienen que ver con hacer el bien y el mal. La Gracia tiene que ver con disfrutar lo que Jesús ha hecho por nosotros, y responder a su amor al caminar en buenas obras que el ha creado para nuestras vidas.

2. La religiosidad maquilla nuestra honestidad

En ocasiones cuando algunas mujeres se ponen maquillaje dicen que “se están arreglando la cara”. El legalismo es una religión que arregla nuestra apariencia o nuestra cara cristiana. Jesús le dijo a la mujer Samaritana, “ Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren “ (Juan 4:23). 

“Cuando hacemos buenas obras para impresionar a Dios o a la gente, esas obras no nos permiten ganar ningún beneficio de parte de Dios.”

En “espiritu y en verdad” se refiere al nuevo pacto, el pacto del espiritu que surge en, contraste del pacto de la letra (2 Corintios 3). El nuevo pacto da vida, mientras que el pacto de la letra es muerte. En realidad esto es lo que estos pactos significan. El antiguo pacto tiene que ver con formas que ponen a Dios afuera de las personas, mientras que el nuevo pacto tiene que ver con la verdadera alabanza poniendo a Dios adentro de las personas. La Gracia nos conecta con ser reales y honestos sin tener que ver nada con meritos que determinen las cosas para con Dios. Sino que Cristo y su gran obra por nosotros es lo que interesa. Dios nos ama no por lo que podamos hacer por el, sino por lo que Jesús ha hecho por nosotros en la cruz. Es por eso que no “necesitamos arreglar nuestras apariencias”. Si hay algo que nos falte, pongámoslo en una superficie en donde le permitamos a Dios ayudarnos.

3. La respuesta a nuestra falta

La Religión y el legalismo en todo tienen un mismo común denominador. Siempre habrá que implementar una nueva regla, existirá otra tarea que realizar, exigirá construir un mejor y más santificado carácter cristiano, surgirá un nuevo problema personal del que tengamos que arrepentirnos - para llegar finalmente a la conclusión de que no somos suficientemente buenos como cristianos. 

“Ya sea que nuestros pecados sean grandes o pequeños ante los ojos de las personas, de igual manera todos necesitamos a Jesús”

Mientras que sea o no verdad lo mencionado, el Evangelio de Jesús a satisfecho por nosotros todos los requisitos de la ley. El completo todo lo que se necesitaba, y desarrollo un carácter cristiano de Dios para que viva en nosotros. La moralidad de Dios no viene por enfocarnos en lo moral sino en lo que Jesús hizo por nosotros al respecto. “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”
(Gálatas 2:20). Que tan grande estas dejando a Jesús hacerse en ti?

4. Que ahora sobre las buenas obras?

De acuerdo a la religión legalista, existe la convicción de que si se intenta algo con más ganas, si se ora mas o si se hacen mas cosas, entonces se podrá obligar a Dios que perdone, sane, prospere o bendiga mas. Esto es solamente una enseñanza elitista que da gloria al hombre y no a Jesús.
Este pensamiento es muy contrario a lo que Jesús a hecho y se confirma en un coro famoso que dice “En Cristo la roca sólida estoy, otro lugar es arena movediza”.          El legalismo establece que para ser más justos entonces hay que trabajar mas duro, hay que hacer cambios de estilo de vida, hay que dar más tiempo y dinero a la obra de Dios, etc. El evangelio nos da a conocer que Jesús a puesto su nueva creación en nosotros. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). La buenas obras no son el resultado de nuestra determinación y buenas intensiones, sino el resultado de reconocer el porqué nacimos al entender que fuimos creados para que anduviéramos en buenas obras que Jesus a preparado para nosotros. 

5. Hipocrecia o sinceridad

En Mateo 15 podemos leer una historia en donde los fariseos se sentian superiores a los discipulos de Jesus, puesto que ellos se involucraban en rituales donde se lavaban las manos antes de comer, mientras Jesus y sus discipulos en ocaciones no hacian. Los fariseos usaron este argumento para condenar a Jesus y a sus discipulos, pero Jesus los expuso como verdaderos impostores espirituales. Ya que mientras que ellos escogian un mandamiento para acusar a Jesus y sus discipulos, eran a la ves culpables de quebrantar otros mandamientos de mas relevancia. El legalismo siempre traera arrogancia y condenacion.  Puedes leer la historia completa en Mateo 15:1-10. Ahi podras ver una de las confrontaciones mas grandes que a existido contra la hipocrecia spiritual. La Gracia se levanta contrariamente al legalismo porque esta trae sinceridad. Tu vives lo que tu eres.
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Cuando tu estas disfrutando la nueva creación dentro de ti, no tienes la necesidad de encontrar las fallas de los demás, al contrario tu enfoque es compartir con otros esa nueva vida que has recibido. 

“Cuando nosotros descubrimos que con Jesus todo es suficiente, es ahi cuando nos arrepentimos de auto - justificarnos y de auto-realizarnos”

6. ¿Vemos nosotros la necesidad de Jesús?

En Lucas 7 podemos ver una historia de una mujer “pecadora” exaltando a Jesús en la casa de un fariseo llamado Simon. Sus pecados eran visibles y conocidos en la comunidad; se cree que era prostituta. Por otra parte los pecados de Simon eran menos notables. Aunque el orgullo, la autojustificación, la arrogancia y la hipocresía era evidente. Cuando leemos en la biblia sobre como Jesús se dirigió a ellos, podemos ver que Jesús no hizo distinción de los pecados de uno y de los pecados de otro. Porque ante los ojos de Dios el pecado es pecado. Sin embargo pareciera que con Simon, Jesús tuvo mas problemas por la ceguera espiritual que ocasionaba este al auto-justificarse. Simon no podía ver su necesidad de Dios, sino solo podía ver la gran necesidad que otros tenían de acercarse a El. Ya que Simon se sentía pleno y suficiente.
En cuanto abrazamos el evangelio de la Gracia, nuestros sentimientos harán eco con los del Apóstol Pablo,   
“Pero si alguno me ha causado tristeza, no me la ha causado a mí solo, sino en cierto modo (por no exagerar) a todos vosotros.“ (2 Corintios 3:5). Así sean tus pecados grandes o pequeños ante los ojos de la gente, somos igualmente necesitados de Jesús.

7. Elitismo epiritual o igualmente necesitados

El elitismo espiritual es una terrible trampa que ha atrapado a muchos durante la historia. Uno de muchos atrapados fue Simon, el fariseo que Jesús visito en su casa. Esa historia en Lucas 7 muestra a dos personas que eran totalmente opuestas, Una era una mujer con un estilo de vida inmoral y la otra era una persona que públicamente tenía una buena reputación moral. Simon nunca pregunto a Jesús sobre que tanto pecado necesitaba cometer alguien para ser considerado pecador? Pero de todas maneras Jesús saco a relucir el punto, haciendo mención de algo que después el apóstol Pablo escribió en sus cartas, si eres culpable de uno eres culpable de todos.

“¡No te rindas de Dios – El no se ha rendido de ti!”

Imagínate dos personas que para poder salvar sus vidas tienen que brincar el Gran Cañon de lado a lado. Uno de ellos es un medallista olímpico de oro en salto de longitud y el otro es un viejo medio gordo sin nada de condición. Indudablemente el medallista olímpico va a dar un salto mucho mejor que el hombre de negocios, pero al final los dos van a tener el mismo destino – el fondo del Gran Cañon. Esto es exactamente el punto en la siguiente escritura, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 6:23). Nadie puede sentirse mayor que otro por el hecho de creer que ha ganado más o ha ganado menos que su compañero, porque ante la cruz de Jesús todos terminamos siendo iguales para el.

8. Es esto un tema escandaloso de Gracia?

La Gracia no hace sentido. Es verdaderamente un tema escandaloso ante los ojos de mucha gente. ¿Porque Dios querría que Jesús pagara por nuestros pecados? ¿Porque Jesús estaba dispuesto a pagar nuestras deudas sin deber nada el mismo? ¿Porque estas deudas fueron quitadas de ti y de mi mucho tiempo antes de haber nacido? Y mas aun, ¿Porque Dios querría darnos su perdón gratuitamente? Aparte que, ¿hasta podemos tomar ventaja del amor incondicional de el por nosotros? El hecho, de que el nos ofrece la salvación, sin ningún linimiento adjunto, ¿apoco no es escandaloso? ¿Como puede Dios decirnos que el perdón se puede adquirir 70 veces 7 diariamente? 

Pero así es, el amor de Dios es un tema escandaloso para la mente de los grandes pensadores y para las conclusiones de los grandes teólogos en la humanidad, pero para nosotros los que creemos, Es Poder y Sabiduría de Dios. Es solo por la Gracia de Dios la que nos puede hacer posible que salgamos victoriosos de las tentaciones de la vida, para que así podamos vivir vidas Santas en Cristo Jesús (Romanos 5:17, 1 Corintios 1:18-25, Tito 2:11-12).

9. Quien merece toda la Gloria?

Regularmente la gente no quiere ni escuchar las buenas noticias de la gracia de Jesucristo, o cuando menos cuesta trabajo hacerlo al principio. Los humanos regularmente no celebran la gracia de Dios. Después de todo si recibimos el favor inmerecido de Dios por medio de Jesucristo, entonces no podemos tomar el crédito nosotros. Esto quiere decir que nuestra salvación y todas las bendiciones que tienen que ver con ella son solamente por el trabajo terminado de Jesús en la cruz, mas no por nuestras propias obras; la Gloria no es nuestra sino de Jesús. 
El evangelio de la Gracia es contrario a toda religión en donde el hombre tiene que hacer algo para Dios. La Gracia tiene como enfoque solamente ver lo que Jesús ha hecho. Es por eso que al aceptar a Jesús como único y suficiente salvador, nos arrepentimos de la práctica de la auto-justificación y de la auto-realización. A partir de ahí algo impresionante sucede – empezamos a fluir en la vida por medio de la energía que recibimos de Su gracia. Es por eso que el apóstol Pablo escribió lo siguiente, “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo” (1Corintios 15:10).

10. ¡La Gracia de Dios y su amor nunca terminan!

No te alejes de Dios – Porque el no se a alejado de ti ! Al estudiar el viaje de Israel por el desierto, en la biblia podemos ver que fue un tiempo de mucho desanimo, pero también hubo tiempos de mucho animo. La parte del desanimo fue que los israelitas pudieron haber llegado a la tierra prometida en aproximadamente 3-4 semanas, en lugar de estar caminando por el desierto cuarenta años. Sin embargo durante todos esos años de desanimo podemos que Dios nunca los dejo a ellos. ¿Te has sentido tentado, a alejarte de Dios en alguna ocasión?, ¿de la Gente?, ¿o de ti Mismo?. Recordemos que el compromiso de Dios para ti es incambiable. Jeremias escribió lo siguiente, “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremias 31:3). Ese “amor eterno” y “misericordioso” esta plenamente revelado en Cristo Jesús, y esta disponible para ti y para mi, no por nuestros meritos, sino porque Jesús es quien nos hace calificar para ello. Esa es la razón por la que no debemos de alejarnos de Dios – ya que el merito que necesitábamos para con el, Jesús ya lo a acreditado a nuestra cuenta. El legalismo siempre fallara al final; mientras que la gracia siempre ganara.     

 

 

 

Por: Peter Youngren

As founder of World Impact Ministries, Celebration Bible College, Way of Peace and the Celebration Churches in Toronto, Hamilton and Niagara, Canada, Peter is committed to equipping believers to fulfill their purpose before the return of Jesus Christ.

Mas sobre Peter Youngren | Articulo por Peter Youngren