La gracia de Dios – ¡es el mensaje que nos hace libres!

Por: Steve McVey
De: July 2009
Encontrado en: El evangelio de la Gracia
Yo usaba orar por avivamiento en mi iglesia, pero lo que necesitábamos era algo más que avivamiento. Los avivamientos son maravillosos, pero estos van y vienen. Lo que necesitamos es un movimiento de Dios que venga y se quede. Necesitamos una reformación que venga de una revelación, y traiga una revolución.

 

La gracia te sacara de la prisión, de la vida legalista en donde te encuentras y te llevara a una “fiesta” con la gracia de Dios. Yo me siento mucho mejor ahora por haber dejado mi religión vacía. Yo fui religioso por muchos años, y hasta pensaba que esa era la forma que yo debería de tener. Yo creía que el cristiano se tenía que comportar en cierta manera. Cuando la vida cristiana no es un acto. Debemos de descansar en el Señor dejando que el viva su vida a través de la nuestra. El mensaje que yo te voy a compartir es muy simple. ¡Se tu mismo! ¡Se lo que eres en Jesucristo! 

Una nueva vida

En 2 Corintios 5:17 la biblia nos dice que somos una nueva creatura en Cristo. No somos ya la misma persona que éramos antes de recibir a Jesús en nuestro corazón. Dios tomo la persona que tú eras y la hizo morir en la cruz con Cristo. Después te dio una nueva vida – Su propia vida. Una vida Justa, Santa. Una vida supernatural. Una vida que te ha dado comunión con El Padre a través de su hijo Jesus.

El mensaje de la gracia de Dios es muy simple, te anima a dejar de tratar y a empezar a confiar

Ahora ya no necesitas actuar mas como santo. No existe ninguna esperanza para los que actúan como santos. Es hasta peor cuando estas rodeado de personas que están tratando de actuar como santos. Pareciera que ellos saben exactamente lo que los demás necesitan para parecerse a ellos. El mensaje de la gracia de Dios es muy simple. Este ¡nos anima a dejar de tratar y a empezar a confiar! ¡Deja de estar trabajando en tu religiosidad y mejor descansa en Jesus! ¡Deja de frustrarte a ti mismo y mejor recibe las bendiciones de Dios! 

Yo llegue hasta pensar que frústranos como cristianos era algo de Dios. Pero Dios realmente nunca lo planeo así, de hecho el planeo que descansáramos en el. Quiero recordarte que este no es mi mensaje sino que solamente soy el mensajero. ¡El mensaje viene de Dios, de Jesus mismo!, fue Jesus quien dijo esto :” Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.  “(Mateo 11:28-30)

¿Puedes ver el tipo de vida que Jesus nos está ofreciendo? El usa palabras como luzydescanso. Jesus dijo: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. La religion dice: ¡Vamos a trabajar! Jesus dice: ¡mi yugo es fácil y ligera mi carga!, La religión dice: Tienes que frustrarte por El.  Es muy diferente la religión de la vida cristiana. La vida cristiana es una relación personal con Dios a través de Jesucristo.

La ley del pecado y de la muerte

Romanos 8:2 dice: ” Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte“

La biblia explica que existen dos leyes diferentes operando en el mundo y una de ellas es la ley del pecado y de la muerte. Es una ley universal que actúa en todas partes de la misma manera. Así como la ley de gravedad que va a atraer las cosas hacia el centro de la tierra, la ley del pecado y de la muerte va a tratar de jalarte hacia el pecado.

¿Cómo salir de esta ley como cristianos? Yo tengo unas malas noticias para ti y otras buenas noticias para ti. Las malas noticias son que tú nunca tendrás la victoria con tus propias fuerzas. No importa que tan dedicado seas y porque tanto tiempo tú trates, tú nunca vas a poder vivir una vida cristiana de acuerdo a los estándares de Dios. ¡De hecho vas hasta desistir tarde o temprano! Las buenas noticias son que Jesus puede y quiere vivir esa vida a través de la tuya. ¡Tú nunca podrás hacerlo - Pero Jesus si puede! 

Se ha convertido en un círculo vicioso: tratar, fallar, comenzar de nuevo, tratar, fallar….

Por 29 años yo estaba siempre comenzando de nuevo mi vida con Dios. Cada vez yo le prometía pelear más duro para conservar mi vida para El. Y me la pasaba comenzando y comenzando una y otra vez….¡Por 29 años yo continúe haciendo esto! Finalmente entendí que no funcionaba y puedes hasta pensar que fui un lento aprendiz. ¡Pero yo hice lo mismo por 29 años y nunca funciono! 

¿Cuántas veces tú has comenzado de nuevo tu vida para el Señor? ¡Yo tengo buenas noticias para ti! De seguro tu también vas a dejar de hacerlo un día porque te darás cuenta que no funciona. De vez en cuando puedes llegar a que ahora si va a funcionar. ¿Entonces porque tienes que intentarlo una y otra vez? ¡Tú sabes que no va a funcionar! Nuestro llamado no es a comenzar o a tratar de vivir nuestra vida cristiana toda la vida. Cuando hacemos eso es porque estamos atrapados en nuestras propias fuerzas para vivir para El. El problema aquí somos nosotros mismos. La necesidad aquí nos es comenzar a vivir la vida cristiana sino el tratar de hacerlo con nuestras propias fuerzas. 

Una nueva, y más poderosa Ley

Tú tienes que entender que nunca podrás vivir una vida perfecta para Dios en tus propias fuerzas. “Debemos de dejar de orar que Dios nos de fuerza”. Mejor digámosle a Dios que somos débiles y que siempre seremos débiles en nuestras propias fuerzas, pero El es nuestra fuerza”. Es en nuestra debilidad humana en donde el poder de Dios se manifiesta. La ley del pecado y de la muerte te va a jalar para abajo. Aunque tengas toda la fe y compromiso que tú necesites tener para salir adelante, nunca lo lograras en tus propias fuerzas. Si yo me subo al techo de un edificio bien alto creyendo que voy a volar. Puedo brincar del techo, mover mis brazos con toda la fe que tenga para que funcionen como alas, pero de seguro voy a caer. 

La biblia nos dice que existe otra ley. Esta es la ley del espíritu de vida de Cristo Jesus. Si un hombre se sube a la punta de un edificio con unos ganchos para escalar, tú sabes que no vas a caer como aquel que quiso mover sus brazos como alas. Los ganchos para escalar hacen la gran diferencia para el hombre, porque estos te llevan a ser parte de otra ley. La ley de la aerodinámica. Esta ley es más efectiva que la ley de la gravedad. Ahora el hombre puede descansar en estos ganchos para escalar y no ser afectado por la gravedad. La gravedad todavía existe pero el hombre puede descansar en una mejor ley, dándole el poder necesario para no ser afectado por la gravedad.

Jesus dijo: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. La religion dice: ¡Vamos a trabajar! “

La ley del pecado y de la muerte nos va a jalar para abajo, pero cuando descansamos en la fe de que Cristo vive en nosotros – y que él puede hacernos vivir la vida cristiana entonces el nos da la victoria sobre la ley del pecado y de la muerte. Tú no tendrás la victoria en tus propias fuerzas; ¡Jesus es tu victoria! Cuando tú descansas en él y lo dejas a él vivir su vida a través de la tuya, entonces el mismo va asegurar que tú camines en victoria sobre la ley del pecado y de la muerte. 

Crucificado con Cristo

Nosotros no tenemos la victoria bajo el poder de nuestra propia fuerza, Sino por el Espíritu de Dios. Si tú quieres salir adelante de la destructiva fuerza del pecado, tú necesitas venir a descansar en la ley del espíritu de Jesucristo. La biblia dice que estamos muertos al pecado. Eso no quiere decir que nunca serán tentados de pecado, pero la realidad será que lo ondearas porque ya moriste a Él.

Imagínate a un hombre que ha vencido sobre la droga de la cocaína y luego muere. Mientras está ya en su tumba en el cementerio, uno de sus amigos que acostumbraba usar drogas con el viene a su tumba. El se acerca a la lapida y dice: ¡Hey aquí tengo algo de droga! ¿Quieres tantito? ¿Sabes que es lo que hará el hombre en la tumba? ¡Nada porque está muerto! ¡Un hombre muerto no necesita drogas! 

La biblia dice que hemos muerto ya al pecado. Tú moriste en la cruz juntamente con Cristo.

Yo estoy crucificado juntamente con Cristo, y ¡ya no vivo yo sino Cristo es el que vive en mí! ¡Para mí el vivir es Cristo! ¡Porque en él nos movemos, vivimos y existimos!

Pablo nos dice que nos consideremos muertos la pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesus. Estamos muertos al pecado. Así es que cuando el pecado venga a tocar nuestra puerta, nosotros solamente podemos confirmar que estamos ya muertos al pecado. Ya no necesitas decirle No a las tentaciones por sentir culpa en nosotros, ¡simplemente ahora puedes decir no porque no quieres pecar! ¡Eres libre! ¿Pero porque querrás ir tras la basura? ¡Cuando ya tenemos la vida de Jesucristo adentro de nosotros para ser libres! 

Pont tus ojos en la solución

Muchos cristianos están atrapados con la ley. Y aunque tratan de pelear contra las tentaciones en sus propias fuerzas. Es mejor que conozcan su condición verdadera “Muertos al pecado”. También los cristianos necesitan conocer su posición que tienen en Cristo. “Somos uno con El ahora”. Hemos sido resucitados de la muerte juntamente con El. La biblia dice que si somos levantados con Jesus, entonces necesitamos buscar las cosas de arriba y no las de la tierra. Por el hecho de que tú ya has muerto y ahora tu vida está escondida en Cristo en Dios. 

Muy seguido, los cristianos tratan de operar fuera de la ley del pecado y de la muerte. Ellos tratan de tener la victoria sobre el pecado con sus propias fuerzas. Se enfocan en el pecado y tratan de vencer las tentaciones. Ellos están tan ocupados en el pecado que este ocupa un lugar muy grande en sus mentes. Cuando la verdad es que no tenemos que enfocarnos en el pecado para tener victoria sobre el pecado. ¡La solución es enfocarnos en Jesus!

Yo escuche una enseñanza que decía que el pecado en tu vida es como la hierba en el jardín. La solución para ello era concentrarse en ir sacando esa hierba una a una. Yo encuentro un problema con esa teología, porque si la hierba crece muy rápido también el pecado lo hará. De hecho cuando yo estoy trabajando para sacar la hierba de mi jardín esta crece también en otras partes. Todo termina siendo un círculo eterno sin fin.

Tú no tienes la victoria sobre el pecado por enfocarte en él como en la hierba del jardín. Tu ganas por enfocarte en Jesus, el poder del pecado va a disminuir y desaparecer. El pecado no es la solución - ¡Jesus es la solución! El es nuestra victoria sobre el pecado. ¡Tú obtienes la victoria por enfocarte en El!

1 Corintios 15:57; Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Romanos 8:37; “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó “

Conoce tu posición en Cristo

Tenemos que conocer nuestra condición. ¡Estamos muertos al pecado! Tenemos que saber cuál es nuestra posición entonces. ¡Somos uno en Cristo Jesus!

¡Nosotros hemos sido liberados por la vida de Jesus! Hemos sido hecho justos a pesar de lo que somos. Nuestro espíritu es ahora perfecto a través de Jesucristo. Nuestra alma se renueva todos los días cuando caminamos con Jesus. Un día vamos a recibir un cuerpo completamente glorioso y vamos a estar completamente libres de la presencia del pecado. Mientras ese día llega nosotros podemos descansar en Jesus. Ya no necesitamos vivir confesando que somos pecadores, sino que somos santos que de vez en cuando pecan. ¡Pero no somos pecadores! 

El sobreabundo a su hijo con bondad y amor

Como te comportas y quien eres ahora puede que no coincidan de vez en cuando. Aunque hagamos cosas que no coincidan en lo que somos ahora en Cristo Jesus, no va a cambiar lo que somos para Dios. Yo puedo actuar contrariamente a lo que yo soy, pero de todas formas no cambia lo que soy. Me puedo hasta vestir un día como mujer, poner un vestido y maquillaje, pero eso no me va a convertir en una mujer. De la misma manera nosotros podemos caer en pecado, pero esto no cambiara la realidad de lo que soy para Dios por medio de Cristo Jesus. Cuando tú pecas y cometes errores, no cambia lo que tú eres. Puedes hasta actuar como necio, pero serás todavía un hijo de Dios. 

Amor incondicional

Dios nos ama incondicionalmente a todo momento. Algunos pueden creer que el amor de Dios solamente funciona bajo ciertas condiciones. Cuando el hijo prodigo quería regresar con su padre, el pensó que podría regresar como sirviente de la granja de su padre. Él le iba a decir a su padre que ya no era digno de ser llamado su hijo, pero que él le podía servir. Esto es la clásica confesión de un cristiano que está viviendo bajo la ley: ¡Padre yo he pecado! Ya no merezco ser llamado tu hijo, pero si me perdonaras otra vez, yo te voy a servir y voy a trabajar más duro para ti ahora. 

Cuando el muchacho estaba cerca de la granja, su padre lo vio mientras que el todavía estaba lejos y fue ¡corriendo a recibirlo! El se regocijo en tener a su hijo de regreso y lo beso. El muchacho ni chanza tuvo de dar su discurso. El papa no estaba interesado en saber si su hijo quería trabajar duro o no – el estaba simplemente muy feliz de que su hijo había regresado a casa. El padre ordeno a sus sirvientes que hicieran una fiesta para celebrar a su hijo. El sobreabundo a su hijo con bondad y amor

Si tú pecas, lo que debes de hacer es correr hacia los brazos del Padre. No necesitas acercarte a él con un montón de promesas porque nunca las vas a cumplir de todas formas. Ven al Padre así como estas. Puedes hasta pensar que él ha volteado su espalda hacia ti, pero vas a descubrir que su amor por ti nunca cambia. 

El no nos ama a nosotros basado en que si pecamos a no. El nos ama a nosotros solamente por ser sus hijos

El hijo mayor en la parábola del hijo prodigo no estaba feliz sobre lo que estaba pasando. El se quejo sobre la manera en la que él estaba fielmente sirviendo a su Padre por años, pero él nunca había tenido una fiesta como la que se estaba llevando a cabo por su hermano. De hecho, este hermano tenía también algunas confusiones parecidas a las de su hermano menor con relación a su Padre. El pensó que la relación entre ellos tenía que ver con servir. Dios nos ama, pero no condicionados por que le servimos a no le servimos como cristianos. Dios no nos ama porque pequemos a no pequemos. El nos ama a nosotros solamente por ser sus hijos.

Algunos dicen que predicar el mensaje de gracia hará que otros pequen más. La biblia dice que la gracia nos enseñara a vivir rechazando todas las cosas que no agraden a Dios y que pertenecen al mundo. Cuando sabes que tanto Jesus y el Padre te aman, tu va a ser motivado a vivir por una ley mayor, la ley del espíritu de vida en Cristo Jesus. Deja que Dios te de la habilidad de caminar en este poder y compórtate de acuerdo a quien eres ahora en Cristo. 

(Publicado con el permiso de Steve McVey, Presidente, de el ministerio Caminando Bajo su Gracia, http://www.gracewalk.org – 1-813-234-9546)


 

 

 

Por: Steve McVey

Dr. Steve McVey is a dynamic author and speaker who inspires Christians to develop a deeper, more intimate relationship with God.

Mas sobre Steve McVey | Articulo por Steve McVey