Leyendo la palabra de Dios a la luz del Nuevo pacto

Por: Åge M. Åleskjær
De: January 2009
Encontrado en: Leyendo la Palabra de Dios
Es crucial que nosotros estemos atentos de ciertas divisiones en la palabra de Dios. Lo cual va a incrementar grandemente la revelación de un nuevo y mejor pacto.

Cuando estudiamos la biblia es importante que dividamos la palabra de Dios de la manera correcta. Primero que todo tenemos que ver los diferentes grupos de personas a los que la biblia le habla y segundo, tenemos que entender ciertos eventos que también hacen una división de tiempos. La verdad es que cuando Jesus andaba caminando en la tierra, el no podía darnos toda la revelación de la palabra, aunque si apuntaba a ella. Esto era porque el trabajo que el vino a hacer todavía no estaba terminado.

Las escrituras explican las dispensaciones, que van marcando la agenda de Dios, y los diferentes pactos. Al centro de todo esto encontramos la cruz de Cristo. Existe también una dramática división en tiempo cuando Jesus muere, resucita y asciende al cielo, y luego con la venida del espíritu santo el día del pentecostés. Jesus hablo en vida hablo mucho de lo que sucedería después del pentecostés. El dijo: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros” (Juan 14:20).

Existe una dramática división en tiempo cuando Jesus muere, resucita y asciende al cielo, y luego con la venida del espíritu santo el día del pentecostés

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13).

Pablo explica esa misma división en tiempo y habla sobre ella “Pero antes que viniese la fe”, y “aquella fe que iba a ser revelada” (Gálatas 3:23-25).

Nosotros tenemos el privilegio de vivir después de que esta fe viniera, ya después de que lo que esta haría ya este en efecto (Hebreo 9:16-17), y ya después de que el espíritu hubiere venido. Nosotros vivimos ya “lo que un día” Jesus hablo con entusiasmo que llegarían tiempos en los que él nos hablaría con mucha claridad. 

Los 3 grupos

“No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios” (1 Corintios 10:32)

La palabra de Dios divide a la gente en 3 grupos: los Judíos, los Gentiles, y la Iglesia de Dios. Yo estoy muy agradecido con el Rev. Kenneth Hagin, quien abrió mis ojos con este simple principio. Para sostenerme en esta enseñanza solamente es posible a través de la dirección del espíritu santo. Una mañana mientras yo estaba orando sobre cierta situación que yo como pastor tenía que resolver, entonces el Espíritu Santo me hablo y me dijo que la respuesta que yo estaba buscando podía encontrarla en algunas de las enseñanzas del Rev. Kenneth Hagin, las cuales yo tenía en casetes. Encontré la respuesta que necesitaba. Pero también me agarre de algo que llego de manera individual para ayudarme con mi estudio personal de la Palabra de Dios. Pude ver esto claramente en la biblia. Lo cual puedes estudiar con más detalles en los siguientes textos. Romanos 2:14-15, Hechos 15:19-21, Hechos 21.25, y Gálatas 2:7-8. 

El apóstol Pablo no vivía bajo la ley, pero tampoco vivía sin ley.

Esto es tan sencillo como - los tres grupos de gente a los que Dios les habla de diferente manera. La revelación de Hagin estaba compartiéndose en aquel casete, había tres diferentes grupos dirigidos por leyes. Los Judíos con la ley de Moisés, Los Gentiles con la ley de la conciencia, y La Iglesia con la ley de Cristo “la ley del amor”. Todos los grupos están representados en 1 Corintios 9:20-21: los Judíos quienes viven bajo la ley: los Gentiles quienes están sin ley. El apóstol Pablo no vivía bajo la ley, pero tampoco vivía sin ley. El vivía bajo la ley de Cristo. Lo cual esta pleno, claro y sencillo. 

Yo soy un incurable estudioso de la biblia. Necesito tener más que una escritura sobre una verdad. Dos o tres testigos como mínimo. La verdad también tiene que encajar en el total de todo, y no tiene que contradecir otras verdades que ya estén claras en la palabra de Dios.
En algunas ocasiones pareciera que la biblia hasta se contradice así misma, Eso es porque no vemos todo el contexto. La Palabra de Dios siempre hace armonía con ella misma.

Entonces, la Palabra de Dios divide tres grupos de personas, y diferentes leyes a cada uno de estos grupos. Teniendo esto en mente podemos fácilmente entender que necesitamos dirigirnos a estos 3 grupos de diferente manera. Esto es él porque es una buena idea preguntarnos a nosotros mismos algunas cuestiones cuando estudiamos la biblia, para así entender mejor el contexto.

Preguntas que podemos hacernos al estudiar la biblia

Una manera sencilla y regla fundamental para entender las escrituras es simplemente preguntar lo siguiente:

Quien está hablando?
A quien se le está hablando?
Sobre que se les está hablando?

La primera pregunta es: Quien está hablando?
Dios ha permitido que mucha gente intervenga en la biblia, incluso los insensatos. Hasta el diablo dice cosas ahí muchas veces. En el libro de Job existen diferentes voces permitidas que aparezcan en la biblia. Pero es importante ver que Dios está rechazándolas en el capítulo 42, diciendo, “…tú no has hablado de Mi lo que es correcto…” a lo que Job mismo dice, “De oídas te había oído mas ahora mis ojos te ven.. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:5-6).
Esta es una información muy buena. Pero hay que leer los primeros 41 capítulos del libro de Job a la luz de esta verdad; solamente así estarás dividiendo correctamente la Palabra de Verdad.

Dios nos ha permitido a nosotros que podamos entender el final de la verdad revelada. Otros libros poéticos son también como este – por ejemplo, el de Eclesiastés. Es importante entender que no es Dios quien esta proclamando, “Todo es Vanidad!” sino el predicador en este libro es quien está diciendo esto por un periodo de la vida en donde estaba frustrado, al estar buscando la verdad.
Dios nos permite ver cómo fue ese proceso, y mucha gente al hacerlo se reconoce a sí mismos en ellos.   

La segunda pregunta es: “A quien se le está hablando?”
Cuando a Timoteo se le dice que puede tomar un poco de vino para su estomago, esto no nos ordena a todos que tomemos vino. Por otro lado, el apóstol Pablo está interpretando la ley del amor según una situación en Romanos 14, a lo que la conclusión es: caminen en amor!

Mucho de lo que Jesus mismo dice en el evangelio tiene también que ser estudiado a la luz de “A quien le está diciendo”. Muchas veces Jesus contesta las preguntas de los fariseos, y obviamente sus respuestas tenían que ver con Judíos viviendo bajo la ley de Moisés y no Cristianos.
A los Gentiles después del Pentecostés. Jesus claramente aclara, “Yo no fui enviado sino solo a las ovejas de la casa de Israel”.

Muchas veces Jesus estaba hablando con la ley de Moisés a gente que vivía bajo esa ley, naturalmente era también una aplicación para los Gentiles nacidos de nuevo que estarían bajo la ley de Cristo y no bajo la de Moisés.

Claro estas enseñanzas de Jesus traen un gran significado para nosotros hoy en día. Pero tenemos que aprender correctamente a Dividir la palabra de Verdad. Tenemos que leer la palabra en su contexto. Por ejemplo, cuando Jesus hablo al joven rico y le dijo que podría salvarse si guardaba los mandamientos, él le dijo esto porque este joven era Judío viviendo bajo el antiguo pacto.
El sabia, claro, que nadie tratando de vivir de acuerdo a la ley de Moisés podría salvarse a sí mismo. Pero en este incidente especifico, el respaldo su respuesta de acuerdo al mensaje de Dios establecido para los Judíos en ese tiempo. Ahora su respuesta al joven rico sería totalmente diferente. Ahora el mensaje seria “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13). “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo…” (Hechos 16:31).

Creo que puedes ver ya la importancia de saber porque existen ese tipo de respuesta en la biblia, una tercer pregunta sería: ”Sobre que se les está hablando?” Muchas veces Jesus hablaba a personas que estaban bajo la ley y en otras ocasiones lo hacía a personas que estaban sin ninguna ley, también hacia aplicaciones para los que serian Gentiles nacidos de nuevo sujetos a la ley de Cristo. Todo esto nos ayuda a presentarnos como trabajadores que correctamente dividen la Palabra de Verdad. Pero hay más todavía .   

Las Escrituras

La biblia está dividida en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento. Cuando el nuevo testamento se refiere a las “Escrituras,” esto quiere decir al Antiguo testamento. Puesto que eso era lo que tenían por Biblia en esos tiempos. El nuevo testamento todavía no estaba escrito entonces. Jesus frecuentemente decía, “Escrito esta” o “No has leído” 

En Hechos podemos leer sobre la gente en Berea, y quienes “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día Las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

El Apóstol Pablo uso las escrituras en su ministerio, “porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por Las Escrituras que Jesús era el Cristo” (Hechos 18.28).

Si esto es obvio entonces surge un interés presente para que un cristiano escudriñe las escrituras - el Antiguo Testamento. Nosotros amamos la biblia de pasta a pasta.

Pero ahora podemos ya leerla con una nueva luz. Ahora ya tenemos el Nuevo testamento dando respuesta al Antiguo testamento y a todo lo que el antiguo apuntaba hacia el nuevo. La biblia explica que todas las cosas que sucedieron a personas durante el tiempo del Antiguo testamento, sucedieron a ellos como ejemplos para los que ahora estamos viviendo en estos tiempos (1 Corintios 10:11).

Los Evangelios y Los Hechos de los Apóstoles

La primera parte del Nuevo Testamento es una revelación de la vida de Jesus. Podemos estudiar su vida y enseñanzas y ver lo que hizo por nosotros. Es maravilloso poder seguir de cercas al hijo de Dios, y saber que el vino a mostrarnos quien realmente Dios es. Los Discípulos escribieron de esto de acuerdo a lo que el espíritu santo les decía que escribieran. Su misión era dejar evidencia de la vida existencia y del lugar en donde vivió Jesus. 


Los Hechos de los Apóstoles es el siguiente libro. Este relata la historia de los primeros cristianos. Las palabras y promesas de Jesus son puestas en operación y el fundamento de la Iglesia del Nuevo testamento es establecido. Lo cual es una poderosa lectura.

Durante el tiempo de los evangelios, el Nuevo Pacto todavía no estaba en operación.

A pesar de todo, existen temas muy importantes de los que debemos estar pendientes. Durante el tiempo de los evangelios, el Nuevo Pacto todavía no estaba en operación. Esta es la razón por la cual Jesus continuamente decía que él había sido enviado solamente a los Judíos. Su ministerio terrenal estaba solamente dirigido hacia ellos, aunque su vida, muerte y resurrección también aplique a nosotros, los Gentiles que estábamos lejos (Mateo 15:24, Mateo 10:5-6). Es importante entender entonces porque Jesus hablo bajo la ley de Moisés, y lo que dijo, puesto que no todo lo que el hablo en su tiempo aplica a nosotros los que vivimos después del calvario.

Déjame darte otro ejemplo que claramente te describirá el efecto radical que surgió del calvario hacia adelante.

El nos Perdono a Nosotros, para que Nosotros Pudiéramos Perdonar a Otros

Antes del Calvario, cuando Jesus enseño a sus discípulos como orar “Antes del Pentecostés,” tú necesitas ver que para poder ser perdonado primero se tenía que dar perdón. La iniciativa era contigo, y era el hombre quien tenía que perdonar y amar primero, luego Dios podría también perdonar al hombre. Lee Mateo 6:12, 14-15. 

El mensaje estaba claro. No se recibía perdón si primero tú no perdonabas. Esto ha llevado a mucha gente a vivir en gran agonía principalmente por tener dificultades en perdonar a sus padres que los abusaron de niños. O a Esposos infieles quienes han dejado a sus seres queridos a un lado etc. Muchos consejeros han forzado a la mitad de los adoloridos que perdonen a los que los dañaron para que asi Dios los pueda perdonar a ellos también.

Sin embargo el evangelio da buenas noticias al respecto. Da perdón a las almas atormentadas, y hace que estas puedan perdonar a otros con facilidad.
Aquí está el mensaje: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4.32).

Después del calvario el orden ha cambiado! Ahora no se supone que debemos de perdonar para recibir perdón, sino que se supone que perdonamos como un fruto de haber sido ya perdonados.

La obra que Jesus termino en la cruz declara que su sacrificio logro la expiación de los pecados del mundo y de todos los tiempos. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4.19). Esto no comienza con nosotros – esto comienza con EL. Entender esta gran diferencia es entender el evangelio mismo.

Después del calvario el orden ha cambiado!

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1Juan 4:10).

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Esto comenzó con Dios, no con nosotros. El nos amo primero, el nos perdono primero, y el murió por nosotros mientras éramos aun pecadores.

Colosenses 3:13 confirma Efesios 4:32 muy efectivamente:
“soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros; si alguno tuviere queja contra otro; De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Colosenses 3:13).

Una vez más está muy claro quién es el primero en perdonar. Este es Cristo quien ya nos ha perdonado. Esta es la razón por la que podemos perdonar. La redención hace la diferencia; porque ahora podemos construir en el fundamento que el ya nos dejo. Su amor ya ha sido derramado en nuestro corazón, para que podamos así perdonar a otros (Romanos 5:5).

Puedes ver la gran diferencia que llego después del Calvario? La cruz ha dejado marcas eternas para la historia, y un nuevo y mejor pacto ha llegado con un nuevo y mejor fundamento.

La revelación no había sido todavía dada
La revelación que Pablo después recibió sobre la Iglesia, y sobre el evangelio a los Gentiles, no había sido revelada mientras que Jesus andaba caminando sobre la tierra. Es por eso que no está escrita en los 4 evangelios. Jesus mostro algunas señales de ello, pero no está revelada. El profetizo algunas cosas “señales” sobre esto, especialmente en el evangelio de Juan, cuando dice,  “Todavía tengo muchas cosas que decir,
Pero no las podrían soportar ahora.”
Jesus frecuentemente apuntaba hacia la división del tiempo que quedaría asentado en la biblia, el que llegaría con su muerte, por eso decía “ Estas cosas os he hablado en alegorías; pero la hora viene cuando ya no os hablaré por alegorías, sino que claramente os anunciaré acerca del Padre. En aquel día pediréis en mi nombre…..” (Juan 16:25-27).

El también dijo, “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad”  (Juan 16:12-13).

El espíritu tenía que venir para guiarnos en toda verdad. Esto es por lo que la biblia no estaba completa entonces pero ya después de la venida del espíritu, el apóstol Pablo fue comisionado para “completar” la palabra de Dios. Jesus todavía tenía muchas cosas que decir pero no tuvo chanza de hacerlo mientras estuvo en la tierra,
Pero ya después del calvario él le revela todo lo que falto al apóstol Pablo. Lo que a estas alturas también ya nos lo ha revelado abiertamente a nosotros por medio de su sacrificio, sin la necesidad de usar mas el lenguaje figurado o alegorías (Juan 16:25). 

Jesus todavía tenía muchas cosas que decir pero no tuvo chanza de hacerlo mientras estuvo en la tierra, Pero ya después del calvario él le revela todo lo que falto revelar al apóstol Pablo.

 

El Testamento con la muerte lo confirma

En realidad esto es una revelación que hace que las partes encuentren su lugar. La revelación es para entender el significado de la cruz de nuestro Señor JesuCristo!

Esto es por lo que el apóstol Pablo está diciendo “Jesucristo fue claramente presentado entre nosotros en sacrificio, y sacrificio de cruz” razón por la que Pablo mismo determina “no saber nada mas excepto de Jesus y su sacrificio”. Y como el no va a descansar “excepto en la cruz de nuestro Señor Jesucristo.” 

Fíjate en lo que dice la biblia: “Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive” (Hebreos 9.16-17).

Así es que el Nuevo testamento empieza a ser válido hasta el final de los evangelios. Podemos tener solo una pequeña señal de este en el evangelio de Juan, especialmente en los últimos capítulos. Ahí Jesus esta profetizando sobre cómo serán las cosas después de que el espíritu haya venido. 

Los pactos de Dios son “pactos de sangre,” es por eso que el nuevo pacto no podía empezar antes de que Jesus muriera y diera su sangre por nosotros.

La biblia necesita ser leída a la luz de este eje central: La Cruz del Señor Jesucristo. La biblia necesita también ser leída a la luz de que Jesus entro al lugar más santo del cielo, por si mismo, con su propia sangre, y se sentó como sumo sacerdote de todas las bendiciones de la salvación en las que ahora nosotros vivimos. Cuando el se sentó en el cielo, su espíritu fue derramado hacia afuera. Para que exactamente a partir de ahí “el Pacto del Espíritu” pudiera empezar.   

Las Glorias después de la Cruz de Cristo

El apóstol Pedro enseña la misma cosa que el apóstol Pablo, nombrando la cruz como división en tiempo. El escribe: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo, indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos” (1 Pedro 1:10-11).

En otras palabras, el tiempo del que ellos hablaban fue el del sufrimiento de Cristo (la cruz) y las glorias que le siguen. Ellos profetizaban sobre un cierto periodo y escudriñaban sobre la persona y sobre el tiempo a que esto se refería. Ellos vieron por adelantado las glorias en las que ahora nosotros vivimos – los que vivimos después del Pentecostés, en el tiempo del Nuevo Pacto. 

Ellos vieron por adelantado las glorias en las que nosotros vivimos ahora – los que vivimos después del Pentecostés, en el tiempo del Nuevo Pacto.

El tiempo de Juan el Bautista fue hasta el Pentecostés

Si leemos cuidadosamente la biblia podemos ver que el tiempo de Juan el Bautista fue hasta el Pentecostés, el cual marca otra división en el tiempo bíblico. En ese tiempo el evangelio del reino estaba siendo predicado pero solo era posible “alcanzarlo” si se “tomaba por la fuerza” 

“La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él“ (Lucas 16:16).

“De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista;
Pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:11-12).

Algunas personas leen esto y piensan que el nuevo pacto comenzó con Juan el Bautista, pero de ser así no se está dividiendo “correctamente la Palabra de Verdad.” Primeramente, Mateo 11:11 muestra que Juan el Bautista no era nacido de nuevo puesto que el más pequeño del reino de los cielos era mayor que él. Solamente los que son nacidos de nuevo pueden entrar al reino de los cielos (Juan 3:3-5), y era imposible poder haber nacido de nuevo sin que Jesus primero resucitara de la muerte. Jesus tenía que resucitar de la muerte “para que él fuera el primer nacido de nuevo entre muchos hermanos” (Romanos 8:29 y Colosenses 1:18). 

Sin embargo, durante el periodo de tiempo de Juan el Bautista hasta el Pentecostés se podía tomar la bendición del Reino pero con esfuerzo. Esto es por lo que mucha gente en esos tiempos experimentaba el perdón de pecados y las sanidades más que nunca antes en la historia. Hasta los Gentiles, quienes no estaban entre “los hijos” que pertenecían a los Judíos, tomaban el reino a fuerzas – a pesar de que a los Gentiles se les decía “perros” (referencia Mateo 15:22-28). 

El periodo de tiempo de Juan el Bautista hasta el Pentecostés fue un periodo muy importante. Jesus caminaba sobre la tierra y el Reino de Dios estaba a su alcance puesto que el mismo era el reino de Dios.

Sin embargo, surgió totalmente un nuevo comienzo después del calvario. Ahora la enemistad ha sido ya quitada, Los Gentiles ya están incluidos, y El nos ha transferido al Reino de Dios. 

Jesus profetizo mucho sobre los tiempos en los que estamos viviendo ahora


Cuando Jesus estaba a punto de partir, el hablo sobre el Nuevo Pacto y sobre el tiempo después del Pentecostés. El dijo, “Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí” (Lucas 22:29). 

“No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12:32).

El Reino de Dios estaba por llegar con poder, y así ya nadie lo tenía que estar “tomando por fuerza” o presionando dentro de este.

“También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder” (Marcos 9:1).

En otras palabras: El Reino de Dios estaba por llegar con poder,  y así ya nadie lo tenía que estar “tomando por fuerza” o “presionando dentro de este”. Claro que alguien ya no tiene que hacer eso cuando “el Reino de Dios está ya otorgado a nosotros” lo cual, “fue siempre el deseo de Dios, darnos el reino. “Se nos ha sido dado el reino, así es que el tiempo de presionar en el” ya termino. 

Transferidos al Reino de Dios

Veamos lo diferente que esto es después del Calvario: “el cual nos ha liberado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13).

Estamos dentro, y no fuera! No tomamos el reino por fuerza – nosotros ya vivimos en el.

Esto sucedió sin ningún esfuerzo de nuestra parte; nosotros fuimos transferidos dentro de este reino. Fue Él quien lo hizo – no nosotros. No tenemos que estar tomando por fuerza el reino de Dios – El ya nos ha puesto ahí. Ahora estamos ya en el reino del hijo amado, obviamente no estamos parados fuera de este reino tratando de tomarlo por fuerza – nosotros ya vivimos ahí. Cuando predicamos que los cristianos tienen que presionar dentro del reino de Dios según (Lucas 16:16 y Mateo 11:12), estamos ignorando totalmente el trabajo que Cristo Jesus ya realizo y el cual está presentado en Colosenses 1:13.   

El Evangelio según Pablo – editado con letras rojas

Hace algunos años nuestra iglesia tuvo el privilegio de recibir al evangelista famoso el Dr. T.L. Osborn. Durante nuestra convención, el menciono algo que testifico a mi oído. El dijo como me gustaría que alguien imprimiera una biblia con en donde se resalten las cartas de Pablo con letras rojas, todo donde Pablo habla sobre la redención y el trabajo de la cruz que se imprima con letras rojas, y el resto que este en blanco y negro. El dijo tenemos el evangelio según Mateo, Marcos, Lucas y Juan, pero el evangelio a los Gentiles – que somos nosotros – es el evangelio según Pablo, y ese evangelio también debería de ser editado con letras rojas. 

Si vemos, Mateo, Marcos, Lucas y Juan generalmente nos hablan sobre todo lo que “físicamente” sucedió en relación a la muerte y la resurrección de Jesus. Podemos leer sobre su crucifixión, la tumba, la resurrección, los ángeles, y sobre el Jesus resucitado que se revela a si mismo.

Pero no es sino el apóstol Pablo quien nos muestra las consecuencias espirituales de lo sucedido! El explica que nosotros morimos con Cristo, resucitamos con Él, y que estamos ahora sentados con El en el cielo.

El nos está mostrando las profundidades de la redención, y esta explicando que Jesus se hizo pecado por nosotros para que nosotros pudiéramos ser justos delante de Dios en EL.
Sus cartas revelan quienes somos nosotros en Cristo y que Cristo esta en nosotros.

El misterio de la iglesia es revelado, y todas las piezas se ponen en su lugar para que podamos ver la totalidad del cuadro, que de cierta manera estaba escondido en tiempos previos. Esto incluye el tiempo de los evangelios y el tiempo en el que Jesus estuvo aquí en la tierra.

Esto es el porqué las cartas de Pablo deben de tener un lugar especial en nuestras vidas quiénes éramos Gentiles pero ahora ya somos parte de la Iglesia. Hemos sido injertados en la viña, y Pablo, el “apóstol a los Gentiles,” se le ha dado la misión de revelar el evangelio a los “incircuncisos.” 

Esto no es para reducir el significado del Antiguo Testamento o el de los evangelios, sino para animarnos a leer la Biblia a la luz de la Biblia! Ya que si perdemos la revelación de la Biblia principalmente sobre el plan de salvación, es porque hemos leído la Biblia con lentes obscuros que no nos permiten ver bien. Existen muchas sombras religiosas que tanto las tradiciones y las comunidades nos han dado erroniamente a los cristianos.

Posiblemente te preguntas porque digo que algunas partes de las cartas del apóstol Pablo deberían de estar impresas en la Biblia con letras rojas, exactamente del mismo color como las palabras de Jesus están impresas en los evangelios. Posiblemente piensas que esto sería exagerar la importancia de Pablo. Y también te preguntaras el porqué digo que solo algunas partes de las cartas de Pablo deberían de estar impresas en rojo – y no todos sus escritos. Ve cuidadosamente lo siguiente.

Primero que todo, Pablo escribe para explicar su revelación del evangelio. El cual no recibió de ningún hombre, sino de Jesucristo mismo (Gálatas 1:11-12).

Segundo, el está escribiendo después de que el consolador ya había llegado. Es por eso que Jesus puede compartir con nosotros todo lo que quería compartir, pero que no podía hacer mientras estuvo aquí en la tierra. “La hora viene”… cuando ya no os hablaré por alegorías, sino que claramente os anunciaré acerca del Padre (Juan 16:25). 

No es Pablo quien es el importante, sino la revelación que Jesus le dio a él. No es el secretario quien es el importante, sino el que le esta dictándo que escribir en el libro.

Así es que, Pablo es solamente el secretario. El está escribiendo directamente la revelación que obtuvo del Jesucristo resucitado. Nosotros tenemos que entender la revelación Paulina. No es Pablo el que es importante, sino la revelación que Jesus le dio a él. No es el secretario quien es el importante, sino el que le esta dictándo que escribir en el libro. Esto es el porqué esas palabras deben de estar escritas en rojo también. Nosotros no alabamos a Pablo. Al contrario, nosotros alabamos a Jesus, quien fue el que llamo y ungió al apóstol Pablo y quien le dio la misión de completar la palabra de Dios de la manera que previamente se menciona.   


Tercero, Pablo es llamado el apóstol a los Gentiles, y fue a quien Dios llamo en una manera específica para predicar a los Gentiles, a los no circuncidados, así como Pedro fue llamado a los circuncidados. El hecho de que los Gentiles ya estaban incluidos es parte del misterio que le fue revelado a Pablo. Veremos más de eso después, pero mi punto es que aquí Pablo estaba plantando Iglesias, y la Biblia dice que él tenía “un profundo interés por todas las iglesias” (2 Corintios 11.28). Como el padre de las iglesias él escribió cartas para ayudar a ellas con ciertos temas que tienen que ver con la vida diaria como iglesia. El necesitaba hablar de ciertas cosas con la iglesia de Corinto, y otras cosas con otras iglesias. En la carta a Timoteo lo está animando e instruyendo sobre cómo ser un líder en la iglesia. Lo cual es algo importante para nosotros, y podemos aprender mucho sobre ello, pero eso no es parte del misterio que ha estado escondido por eras y generaciones. Es por eso que estos pasajes no deben de estar escritos en rojo.   

En Efesios 1 y 2 podemos encontrar una versión concentrada del mensaje que Pablo estaba dando

En Efesios 1 y 2 podemos encontrar una versión concentrada del mensaje que Pablo estaba dando (lo que Pablo explica también en Efesios 3:1-6). En Efesios 1 y 2 aparece un pequeño saludo solamente y luego va “directo al punto” para hablar. Ahí no menciona asuntos de problemas humanos. Pablo dice, “Cuando leas, tú necesitas entender mi conocimiento sobre el misterio de Jesus.” Estos 2 capítulos son muy esenciales en el misterio que le había sido revelado a Pablo.   

Yo como pastor quiero siempre estar enfocado en el evangelio de la gracia, y, por eso, nunca pasa una semana sin que lea estos 2 capítulos. Pablo está elaborando el mensaje del evangelio a través de todas sus cartas. Las letras rojas se van a encontrar en muchas otras partes de sus escritos, pero Efesios 1 y 2 necesitan imprimirse en rojo.

Las cartas de Pedro y Santiago

No fue solamente Pablo quien escribió el Nuevo Testamento. Si damos por hecho que Pablo fue el escritor de la carta a los Hebreos, todavía están las cartas de Pedro, Santiago y Juan. Las cuales también fueron dadas por Dios cuyos perfiles son para nuestra edificación, exhortación y confort. 


Pero en Gálatas 2:7-8 podemos leer una división en trabajo. Pedro tiene un llamado a los circuncidados, Santiago era pastor la Iglesia de Jerusalén – iglesia llena de Judíos mesiánicos. De acuerdo a Hechos 21:20 muchos de ellos eran “zelotes de la ley.” 

Naturalmente, las cartas de Pedro y Santiago fueron escritas a estos grupos de gente. La introducción en estas cartas dice de inicio que tienen el propósito de salvar Judíos. Ese es también el caso de la carta a los Hebreos.

Estas cartas también son Palabra de Dios. Las cuales tienen mensaje para los Gentiles también. Solamente tenemos que recordar que estas fueron escritas para “los circuncidados,” mientras que Pablo más que todo escribió para “los incircuncisos.” Entonces podemos leer la Biblia a la luz de la palabra de la Biblia, para que correctamente dividamos la palabra de Verdad.

Leer la Biblia a la luz de la palabra de la Biblia

Las Cartas de Juan y la revelación de Juan

De hecho estas cartas de Juan están en su propio lenguaje.
El, también, tiene un llamado a los circuncidados. Pero de acuerdo a la historia de la iglesia, Juan se muda a Éfeso durante el tiempo de la elaboración de sus cartas. Es por eso que en el libro de Apocalipsis podemos ver que el está en contacto con las iglesias de Asia menor. Ahí había iglesias que Pablo y sus discípulos plantaron y se mantuvieron influenciándolas. Algunos historiadores dicen que Timoteo comenzó a cooperar cercanamente con Juan después de la muerte de Pablo aproximadamente 67 años D.C. Timoteo estaba deslumbrado por la enseñanza de Juan la cual era un poderoso antídoto para los gnósticos de ese tiempo. Esta enseñanza brilla a través de las cartas de Juan. Podemos ver también que Juan estaba muy en línea con las enseñanzas de Pablo sobre la nueva creación y el nuevo mandamiento. 

Conclusión

Toda la biblia es la palabra de Dios, indispensable para la sana doctrina, para reprobar, para corregir y para instruir en Justicia, pero la suma de lo que es el Nuevo Pacto tiene que ver con aquello que le fue revelado a Pablo.

“ Toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16) Pero tenemos que leer la Biblia a la luz de lo que la misma Biblia dice. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por: Åge M. Åleskjær

Former Senior Pastor at Oslo Christian Center, now spending most of his time ministering all over Norway and internationally.

Mas sobre Åge M. Åleskjær | Articulo por Åge M. Åleskjær