Descansa en Jesus

Por: Mike Walker
De: October 2009
Encontrado en: Gracia y fe
Existe un lugar para descansar y que está a la disposición de todo creyente del nuevo pacto. Podemos guardar nuestras propias obras ya y entrar a la vida que Jesus nos ha dado a través de la cruz.

Descanso – es una palabra que esta fuera del alcance de las personas que viven en apuros, presionados, por ser parte de un mundo estresado. Las demandas de la vida diaria consumen el tiempo y la energía. Sin embargo Dios asegura que existe un lugar de descanso para su gente.

Hebreos 4:1 - Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.

Las demandas de la vida diaria consumen el tiempo y la energía de las personas, pero Dios asegura que existe un lugar de descanso para su gente.

Hay un descanso para la gente de Dios: Está en el espíritu, para darnos el conocimiento de la abundante vida y poder sobrenatural que Cristo nos ha dado. Ahí podemos descansar de las obras propias y entrar a la vida que Jesus nos dio por medio de la cruz. 

La tierra prometida

Hebreos 4:2-3 – “Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron. 3Pero los que hemos creído entramos en el reposo…”

Este texto está hablando sobre un acontecimiento en el antiguo testamento encontrada en el libro de Números capitulo 13. Podemos leer como es que Dios hablo a los hijos de Israel referente a darles la “tierra prometida”. Dios les hablo diciendo que tenían que explorar y ver la bendición de ese lugar. Para lo que escogieron y enviaron a 12 espías en la avanzada de ver lo que había en esa tierra. Vieron ciudades amuralladas y gigantes, pero también vieron ¡abundancia de bendiciones! 

Después los espías regresaron al campamento con un reporte temeroso. No creían que Dios les había dado ya la tierra. Solamente Josué y Caleb rechazaron creer ese reporte diabólico y más tarde entraron a la tierra prometida – Una tierra en donde fluía leche y miel de acuerdo a los términos de un nuevo pacto. Abundancia y prosperidad. Esos dos fueron solamente los que entraron ¡al descanso! de esa generación

No debemos de creer el reporte diabólico, sino el evangelio y entrar en ese lugar de descanso, paz, prosperidad y salud.

Esta “tierra prometida” esta a la disposición de todo creyente, es una tierra que fluye en salud, prosperidad, y toda cosa buena. Esta “tierra prometida” no está localizada en el mapa, sino en un estado de ánimo. Esta tiene su lugar en el reino del espíritu que literalmente afecta como manejamos “la vida” y el sentido de animo a través de los diferentes desafíos y cambios que esta nos ofrece. La vida que Jesús vino a superar un mejor mantenimiento del básico nivel de existencia que muchos cristianos han adoptado para su vida. 

Creer en el Evangelio y entrar al lugar de descanso

Este lugar de descanso da paz y victoria en todas las áreas de nuestra vida, el cual se encuentra cuando creemos en el evangelio – Y aunque parezca muy bueno para ser cierto, las buenas noticias son que ¡si es cierto! 

Juan 6:28-29 – “Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?  Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado”. Para entrar en este lugar de descanso necesitamos creer en el evangelio. Necesitamos creer que Jesus es el salvador, el sanador, el libertador, el proveedor. Creer que el es nuestro buen pastor dirigiéndonos y guiándonos en cada área de nuestra vida diaria. ¡Para trabajar en la obra de Dios, necesitamos creer! Creer que él ha conquistado todos los poderes del enemigo y que nosotros estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales.

Hay un lugar de autoridad para el creyente – es una posición que se tiene por saber que Dios está con nosotros.

Nosotros peleamos la buena batalla de la fe para creer que existen vientos y olas adversas a nuestra propia vida. Existen muchas voces que hablan a las personas hoy en día, como la voz de las circunstancias, la voz de las relaciones deterioradas, la voz de las adicciones, la voz del temor y muchas más. Cada una de esas voces hace algo de efecto en nuestra vida. Alguno de esos efectos puede llegar a hacerse tan grande en nuestro pensamiento que se convierte en una especie de gigante que amenaza nuestra propia vida. 

Es por eso que es muy importante poder escuchar ¡la voz de las buenas noticias del evangelio! Son las noticias que revelan el increíble e inmerecido amor de Dios por el hombre, que envió a su propio hijo, Jesus, quien vino del cielo para ser el redentor de los hombres para con Dios. Como hombre, Jesus fue el hombre perfecto, que se ofreció como ofrenda perfecta por el pecado de la humanidad. Todo el coraje de Dios contra el pecado fue puesto y castigado ¡en Jesus mismo!. Nosotros podemos descansar en esa realidad. Jesus pago el costo total de nuestros pecados, por nuestra paz, por nuestra sanidad, provisión, amistad, sabiduría, y nos dio a completa y total ¡victoria sobre todo el poder del diablo!   

Sentados con él en un lugar de descanso

Hay un lugar de autoridad para el creyente – es una posición que se tiene por saber que Dios está con nosotros. Sabemos que la fe viene por el oír, ¡oír la palabra de Dios!. Es por eso que en cuanto escuchamos las “buenas noticias de Dios”, aunque sean muy buenas para ser ciertas, son verdaderas para nuestra vida. Por eso las abrazamos, nos agarramos de ellas, las creemos y las declaramos nuestras – es entonces cuando ¡descansamos en esa verdad! No creas más en los reportes diabólicos, creamos mejor en el evangelio y entra al lugar de descanso, prosperidad y salud.   

Josué y Caleb entraron en la tierra prometida con la siguiente generación, puesto que su propia generación, por no haber creído, no entraron en el descanso de ella, y prefirieron mejor morir en el desierto.

Nosotros estamos sentados con Cristo en un lugar de descanso desde donde hemos vencido el mundo por la fe en la obra terminada de Jesus por nosotros.

Hebreos 4:9-11 – “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. 10Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.
Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia”.

Entremos en lo que Jesucristo ha completado para nosotros. El está sentado en lugares celestiales; El ha ganado la victoria y ¡la ha entregado a nosotros! Ahora estamos sentados con él en un lugar de descanso, desde donde hemos ya vencido al mundo por la fe en la obra terminada de Jesus por nosotros. 

Algunas ocasiones pareciera que la respuesta a nuestra necesidad estuviera fuera de nuestro alcance como si existieran grandes muros entre la victoria y nosotros. Estos gigantes pueden aparentar ser grandes montes y nosotros solo unos saltamontes por el hecho de llenar nuestra vida con muchos problemas. Por eso es importante entrar ya el lugar de descanso. Un corazón y una mente fortalecida en Cristo Jesus alcanzara más allá de lo que el velo de la incredulidad nos ha ofrecido hasta el día de hoy – Estamos sentados en los lugares celestiales junto con Cristo, por encima de todo principado y potestad que tenga un nombre, puesto que todo lo que tenga nombre se tendrá que postrar ante el nombre de Jesus. 

Mateo 11:28-30 – “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

Abraza la promesa de Dios y declárala a través de Jesus, ese lugar de descanso es nuestro.

 

Por: Mike Walker

Rev. Walker along with his wife Jane set out to establish and build a strong local church in Post Falls, ID. Thus came the pioneering of Faith Tabernacle Church. Since that step of faith 23 years ago, this journey has seen them into over twenty countries.

Mas sobre Mike Walker | Articulo por Mike Walker