La salvación vive en nosotros

Por: Scott McIntyre
De: September 2008
Encontrado en: Cristo en ti
Jesús no solamente es el dador de la salvación, sino que es la substancia de la salvación

Estas contento con ser salvo? Por supuesto que si. Actualmente si hacemos esta pregunta a cualquier cristiano, la respuesta de seguro será pues… “si”. Sin embargo, si preguntamos a cualquier cristiano sobre lo que es ser salvo, de seguro vamos a escuchar muchas respuestas sobre el tema. Salvación quiere decir que voy a ir al cielo cuando muera. Salvación es libertad de pecado. Salvación es sanidad… Salvación es restauración… Salvación es plenitud… Salvación es perseverancia, etc. Por supuesto que todas estas son buenas respuestas pero son solo una parte pequeña de la realidad. 

La salvación es una persona
Quien es la salvación? La salvación es JESUS. Sin EL todas las cosas buenas que previamente mencionamos no estarían a nuestra disposición. Pero con EL ahora todas las cosas buenas pertenecen a nosotros, juntamente con todas las demás promesas de Dios. EL es la substancia de nuestra salvación. Repite esto en voz alta conmigo: “Jesús es mi salvación”.
   
Siglos antes de la encarnación de Cristo, el profeta Isaías tenía mucho que decir sobre EL. Consideremos estas palabras escritas en Isaías 49:6; Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.

Viste bien lo que dice el texto?  Dios envío a Jesús para que fuera nuestra salvación. Dios no dice que Jesús solamente nos daría la salvación. Dios no dice que Jesús vendría a establecer un estándar de comportamiento a seguir por todos aquellos que quisieran ser salvos. Tampoco dice que Jesús enseñaría a la gente sobre el camino correcto que los llevaría a la salvación. Dios dijo que Jesús seria nuestra salvación. Esto si que es una muy buena noticia. La salvación no esta en necesidad de ser completada. Muchos cristianos piensan que se trata de nosotros alcanzando y logrando esta gran tarea. Cuando tanto para Judíos y Gentiles la salvación esta aquí y se llama Jesús.   

Me encanta lo que Dios dice en el verso bíblico mencionado. Jesús vino por la nación de Israel, Si. Gracias damos a Dios por su amor sobre el pueblo Judío. Sin embargo su amor no paro solo ahí, lo cual pudiéramos decir en un lenguaje moderno “para Dios no fue suficiente solo eso”. El ama a Israel por eso planeo restaurarlo. Pero solo eso no era eso suficiente para El, es por eso que Jesús seria la salvación para todas las personas del mundo incluyendo a Israel.     

El plan eterno de Dios siempre fue que Jesús salvaría a todas las personas del mundo.
Apocalipsis 13:8; Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. 

“No nos olvidemos de Simeón”
Se que esta es la carta del mes de septiembre, pero necesitamos escuchar un testimonio que regularmente lo oímos en las historias Decembrinas. A partir de esta historia yo empecé a entender que mi salvación es Jesús. Mi pensamiento de esta historia es “no nos olvidemos de Simeón”.

La confianza de Simeón no era en si mismo. Su confianza estaba puesta en aquel que era su salvación.

Lucas 2 menciona que el espíritu santo le revelo a Simeón que el no moriría sin antes ver a Jesús. Ese día finalmente sucedió cuando María y José llevaron a Jesús al templo para ser circuncidado según la tradición del pueblo Judío. Simeón también siendo guiado por el espíritu estaba en el templo ese día, y ya después de conocer a María y a José pudo sostener a Jesús en sus manos.         
Esto fue lo que dijo Simeón después de haber sostenido a Jesucristo el señor en sus manos “
Lucas 2:29-30; Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; 30Porque han visto mis ojos tu salvación,

Estaría Simeón viendo algo en el espíritu? No el estaba viendo a un bebe, sin embargo el declaro que ese bebe en sus brazos era la salvación para toda la gente.
Es interesante poder leer lo que Simeón dijo en Lucas 2:25; Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.

Cuando leemos la palabra podemos ver que la confianza de Simeón no estaba en el mismo. Su confianza estaba depositada en aquel que sería su salvación. 

Como cristianos podemos seguir el ejemplo de Simeón. Justos y piadosos porque la salvación así nos ha hecho. Creer y declarar esta verdad agrada el corazón de Dios. No podemos poner nuestra confianza en lo que pensamos o en lo que nosotros mismos podamos producir, porque nuestra confianza solo puede estar firme y segura en Jesús.


Redescubramos el gozo y el descanso que Jesús da
Posiblemente tu estés sirviendo en el ministerio para agradar a Dios, sin embargo muchas veces puede que te sientas inseguro sobre tu relación con EL. Es fácil llegar a pensar que ciertas provisiones de Dios son solo para otras personas pero no para ti. Puede que seas hasta un ministro de tiempo completo que no has visto todavía el resultado esperado, lo cual te hace sentir fracasado.

Permíteme explicarte 2 ilustraciones que creo van a ayudarte a redescubrir el gozo y descanso que necesitas recibir de Jesús, tu salvación. Se ha puesto un enfoque grande en el cristiano como alguien que esta sobrecargado con las circunstancias que rodean su vida. Pero cuando el enfoque es Jesús estamos confortados, llenos de energía y fe.

Abramos el regalo de la salvación
Te a tocado recibir un regalo con un empaque bonito?
Yo espero que sí, porque recibir regalos es algo bonito y divertido. ¿Qué hacemos cuando recibimos un regalo? ¿Llevas contigo la caja empacada enseñándola a toda persona que te encuentras en el camino? ¿Pones el regalo sin abrir, arriba de alguna repisa o dentro de algún cajón? Claro que no, lo que haces es romper el paquete tan rápido como puedas porque quieres descubrir qué tipo de regalo te han dado. ¡Qué bonito y divertido es eso!

Cuando nuestro enfoque somos nosotros mismos vamos a ser sobrecargados de circunstancias que rodean nuestra vida. Pero cuando el enfoque es Jesús somos confortados, llenos de energía y fe.

Querido hermano, la salvación es un regalo de Dios, y este ha sido dado a nosotros enteramente en la persona de Cristo Jesús. Tú no necesitas rogarle a Dios por algo. Tampoco estar preso en el pensamiento de que Dios te ha excluido de su provisión. Lo que necesitamos es reconocer lo que hemos recibido en Jesús. De hecho mientras estoy escribiendo este párrafo, vienen a mi mente palabras que me recuerdan el trabajo del espíritu santo.
Juan 16:14; El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Gracias a Dios que su espíritu santo nos ayuda a abrir el regalo de la salvación.

Mientras estudiamos la palabra de Dios el espíritu santo nos enseña que la justicia y la santidad vienen a nosotros con Jesús, Efesios 4:24; y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
La sanidad y la plenitud pertenecen a nosotros en EL, Isaías 53:4-5; Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
1 Pedro 2:24; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. 
La provisión a nuestras necesidades llegan a nosotros por EL, Filipenses 4:19; Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.
La gracia y la paz multiplicándose en nosotros es solo por el conocimiento de EL, 2 Pedro 1:2; Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. 
Esta lista pudiera seguir por páginas y páginas, pero con lo mencionado podemos ya descubrir que estamos de acuerdo con el escritor de Hebreos 2:3ª; ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?

La fuente de salvación esta en ti
Para terminar quiero preguntarte, ¿en donde esta Jesús ahora? EL está en ti, Colosenses 1:27; a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, De hecho, Jesús describe que su vida en ti es como una fuente de agua que produce vida eterna, Juan 4:14; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. Así que ya teniendo presente que Jesús esta en ti, consideremos un pasaje bíblico de Isaías en donde encontraremos la clave para recibir la vida de Dios y ser portadores de ella.
Isaías 12: 3,6; Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.
Cristo en ti es tu fuente de salvación. Pero eso no quiere decir que podemos sacar agua de la fuente, ya que de repente eso puede convertirse en un trabajo muy difícil. Si necesitas mucha agua puede llegar a ser muy difícil cargar con todo el peso de ella. Acaso esta Isaías diciendo que depende de nosotros para que el agua de la fuente salga? el no está diciendo eso, Lo que él está diciendo es que la salvación nos da el beneficio de accesar al agua.
En los tiempos de Isaías, la gente obtenía agua introduciendo un contenedor en un pozo para llenarlo y luego levantarlo lleno de agua. ¿Pero cómo es ahora? ¿Vamos al patio de la casa para meter un contenedor a un pozo? Claro que no, solamente abrimos la llave del agua. Una imagen muy emocionante de Jesús sobre este tema, es que EL es tu salvación, EL es la fuente de la vida de Dios para ti. EL es tu justicia, tu santidad, tu sabiduría, tu sanidad y tu fortaleza. EL es la unción que necesita existir entre ti y el ministerio. Lo único que tú necesitas hacer es mantener la llave del agua viva abierta en EL.

Separados de Jesús no tenemos acceso a las bondades de Dios. Pero con Jesús hay vida de EL en nosotros, la cual nos permite reconocer lo que es nuestro por EL. Jesús es tu salvación, EL es la fuente de la vida de Dios en ti.
¡Jesús ES tu salvación!

Tú no tienes que pagar ningún precio por la fuente de agua viva, tampoco tienes que escarbar para hacer un pozo, ni tienes que hacer una instalación de pipas para conectarte con esa agua. Sino que solamente hay que reconocer que Jesús está vivo en ti y que EL es quien mantiene la llave de agua viva abierta en tu vida.

 

Por: Scott McIntyre

Founder of Front & Center Ministries
Ontario, Canada
http://www.front-and-center.ca

Mas sobre Scott McIntyre | Articulo por Scott McIntyre