La obra de la Gracia Santifica

Por: Åge M. Åleskjær
De: February 2009
Encontrado en: Santificacion
Cuando la ley ya no es la guía para nuestra vida cristiana, ¿cómo es que vamos a ser capaces de vivir vidas santas? ¿Cuáles son las llaves para la santificación?

Una de las preguntas importantes que la gente hace cuando escuchan sobre la libertad de la ley es sobre que lineamientos ahora necesitan seguir para poder vivir una vida fructífera como cristianos. ¿Se necesitara tener algunas buenas reglas al respecto o no? 

¡Aquí es en donde la palabra nos da unas buenas respuestas al respecto!

Caminando en El

Simplemente lee tu mismo: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, ANDAD EN EL; 7arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. 8MIRAD QUE NADIE NOS ENGAÑE por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, Y NO SEGÚN CRISTO. 9Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. (Colosenses 2:6-10).

No hay un camino a la salvación y otro a la santificación.

El fundamento aquí es que nuestro caminar en la vida tiene su enfoque principal en Jesucristo, así como el es también el único camino a la salvación. No es un camino a la salvación y otro a la santificación. JESUS es el camino a los dos lugares. Los primeros cristianos se les conocía como EL CAMINO. Este camino es Cristo Jesus. El es el camino al Padre, pero también él es el camino por el que estamos caminando! 

Mejor dicho: Nosotros caminamos en El, nosotros estamos en El, y El está en nosotros.

Cristo es Nuestra Vida

Cuando Cristo es nuestra vida, podemos basar nuestro caminar en la nueva creación, siendo renovados en conocimiento de acuerdo a la imagen del que la creo (Colosenses 3:4-10).

Este es el fundamento para toda reprensión correcta que hace el apóstol Pablo sobre el tema. A través de todas sus cartas, Pablo puntualiza en la clave para caminar en la nueva creación. El nuevo pacto tiene derramado el amor de Dios en sí mismo para que así podamos caminar en la ley de Cristo, que es la ley del amor. Pablo explica lo que esto quiere decir con varios ejemplos. Como primera instancia, no debemos de mentir, cometer adulterio o el estar enojados. Lo cual termina siendo un pensamiento provocativo porque ¡muchos cristianos siempre están enojados! 

Yo recibo muchas cartas de gente enojada de gente que insiste en guardar la Ley. La solución para ser libre de ese tipo de temperamentos es quitar el viejo hombre de nosotros y re-vestirnos del nuevo hombre, como dice Efesios 4:20-24. Es de acuerdo a este contexto cuando Pablo dice lo siguiente: “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:25-27).

La solución es simplemente la nueva creación: el nuevo yo tiene una nueva naturaleza.

La solución es simplemente la nueva creación: el nuevo yo tiene una nueva naturaleza. Nosotros vivimos una vida que es imposible vivirla bien sin Jesus en nosotros.

El problema que puntualiza Pablo, es que algunas personas no entienden que el fundamento de la nueva vida y del nuevo yo son claves para vivir bien. Y terminan poniendo un lado las reprensiones de Pablo para hacer sus propias reprensiones. Al hacer eso, inmediatamente se pierde el enfoque en Cristo, la cruz, el nuevo yo y los frutos del espíritu. 

Con relación a esto Pablo dice: “Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿POR QUE…. OS SOMETEIS A PRECEPTOS tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques!” (Colosenses 2:20-21).

La necesidad que los cristianos tienen de establecer reglas es por sentirse extraviados de la vida de Cristo. El quiere que vivamos por EL, que seamos dependientes de Su Espíritu en nuestra vida diaria así como de ocasiones especiales. El nos mostrara, lo que tenemos que hacer a la hora que necesitemos saber que hacer o decir. La clave de esto es desarrollar una relación con el Espíritu Santo.

Si vivimos por el Espíritu, no vamos a satisfacer los deseos de la carne.

El Poder de La Cruz

Existen algunas simples, pero poderosas claves para la santificación. De hecho ya te mostré la primera de ellas que es, Caminar en El.

Lo esencial de la vida de Cristo fue su muerte y su resurrección, La palabra de la Cruz es una fuerza de Dios. Lo triste es que algunos predicadores y teólogos han querido reducir la importancia de la cruz. Pero nosotros proclamamos a Cristo crusuficado. El todavía lleva en El las marcas de la cruz. 

En la cruz Jesús tomo todo el pecado, enfermedad y condenación.

En la cruz, el viejo yo fue crucificado con El.

En la cruz, el viejo yo fue crucificado con El. Esto es el porque de la enseña tan practica sobre la santificación que enseña Pablo, usando el poder de la cruz. “Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3). “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría…” (Colosenses 3:5)   

“Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, “HABIENDONOS DESPOJADO DEL VIEJO HOMBRE CON SUS HECHOS Y REVESTIDO DEL NUEVO…” (Colosenses 3:8-10)

¿Puedes ver el punto? El relaciona su reprensión al nuevo yo y simplemente explica lo que esto significa en la vida practica. Y por eso el explica que en Cristo Jesús ya nada vale sino solamente el ser una nueva creación (Gálatas 6:15)

Cristo es nuestra Santificación

De manera que nadie puede descansar en la sabiduría del hombre, Dios ha asegurado que es CRISTO el único camino posible a El! Desafortunadamente, el orgullo y la arrogancia se reproducen en algunos cristianos que no han entendido que “Cristo es nuestra Santificación”. Cuando ellos hablan de santidad, lo hacen de una manera muy parecida a la de los fariseos y a la de los maestros de la Ley. Una de sus primeras tácticas es tratar de sorprenderte y agarrarte con sus palabras. Pero ese tipo de “santificación” no tiene el aroma de Cristo, sino solo el de esos que quieren apedrear a los pecadores.   

Santificación no es un estado de animo o una experiencia, tampoco un nivel de madurez en el caminar cristiano – santificación es una PERSONA

 
Sin embargo, 1 Corintios 1:30-31 nos da una preciosa revelación: “Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor”

¡Porque estamos en Cristo, EL es nuestra santificación! Santificación no es un estado de animo o una experiencia, tampoco un nivel de madurez en el caminar cristiano – ¡santificación es una PERSONA! El día que nosotros entendamos eso, será uno de los días más importantes que hayamos vivido.

Entonces la pregunta es: ¿Supongo que esto debe de ser visible en el comportamiento de la vida diaria, Åge?
La respuesta es: Claro ¿pero como es que eso sucede? Por CRISTO SIENDO FORMADO EN NOSOTROS! El quien es nuestra santificación, vive en nosotros. La santificación se hace visible por el siendo formado en nosotros, lo cual es un proceso largo en la vida….

La santificación se hace visible por el siendo formado en nosotros

La clave y el secreto de esto es “Cristo en ti, la esperanza de la gloria” (Colosenses 1:27).

El proceso esta en: 1 Tesalonicenses 5:23-24, .... todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo sea lleno de la vida de Cristo.

El trabajo de la Gracia en la Santificación

Dentro de todo, la santificación es un trabajo de la gracia. La Gracia hace esto, también! Y la gracia es gratis, inmerecida, de buena voluntad y una sorpresa feliz.

AQUI ESTA UN MENSAJE QUE PROCLAMA DEL ENFOQUE CORRECTO DE LA GRACIA y que muchos son tardos para oírlo. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, ESTA NOS ENSEÑA a decir no a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:11-12).

La misma Gracia que nos ha salvado, nos enseña a vivir la vida de Dios en este mundo.

La misma Gracia que nos ha salvado, nos enseña a vivir la vida de Dios en este mundo.


Esto rechaza todo lo que se dice que proclamar la gracia es aceptar vivir en un mundo enfermo y tener una vida pesada. De hecho, es completamente lo opuesto a eso, ya que la palabra de Dios da mucho más autoridad que nuestras opiniones y temores. 

¡LA GRACIA NOS ENSEÑA A NOSOTROS! Que maestro tan efectivo tenemos. La Gracia tuvo éxito “donde la supervisión de la ley” en el antiguo pacto no tuvo (Gálatas 3:24-25). La ley solamente resaltaba el pecado, mientras que la Gracia nos lleva a los frutos del espíritu en nuestras vidas.

Lo que era imposible para la Ley, Dios lo hizo! (Leer Romanos 8:1-4)

El trabajo del espíritu en la Santificación

Con esto tocaremos otra calve para la vida de Santidad: 
El Espíritu Santo vive en nosotros y es por eso que EL TRABAJO DEL ESPIRITU DE LA SANTIFICACION produce la vida de Dios en nosotros. “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la SANTIFICACION POR EL ESPIRITU y la fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13). 

Esto no es el trabajo de santificación de la ley, sino el del espíritu!

Pedro usa la misma expresión en 1 Pedro 1:2 “santificación del Espíritu.”
Debe de ser muy obvio para todos nosotros que no se habla del trabajo de santificación de la Ley, sino el del Espíritu! En el nuevo pacto no estamos en el ministerio de la letra, sino en el ministerio del Espíritu (2 Corintios 3:6-8). 

¡EL ESPIRITU ha tomado el control sobre toda función de Dios en nosotros! El Espíritu convence de pecado, mientras que la ley no. El Espíritu da un nuevo nacimiento, El Espíritu glorifica a Cristo, ¡el Espíritu equipa y santifica! Nosotros ahora vivimos en el PACTO DEL ESPIRITU, no en el pacto de la letra. Nosotros servimos en lo más novedoso del Espíritu, no en lo antiguo de la letra. He aquí tenemos ¡una DIFERENCIA FUNDAMENTAL! 

El trabajo de la santificación del espíritu hace que su fruto sea visible. El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del espíritu santo. (Romanos 5:5), y esto nos lleva a su amor, gozo y paz – frutos que vienen con la nueva vida que Jesús da; Vida que da fruto. Fruto que surge por medio del Espíritu del Señor en nosotros. Lo cual es así de sencillo pero, efectivo y profundo, que honra a Cristo en todas las cosas. 

CAMINA EN EL!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por: Åge M. Åleskjær

Former Senior Pastor at Oslo Christian Center, now spending most of his time ministering all over Norway and internationally.

Mas sobre Åge M. Åleskjær | Articulo por Åge M. Åleskjær