Declaración de fe

La Biblia es la palabra inspirada de Dios y la voluntad revelada de Él.

Hay solamente un Dios y un Dios trino, siendo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El Evangelio es para toda la gente de cada cultura y religión sin discriminación.

Fuimos reconciliados con Dios a través de la muerte de su Hijo, donde El hizo paz con Su sangre en la cruz. La salvación ha sido provista y esta a la disposición de todo ser humano. Sin embargo, se necesita responder de una manera personal e individual para poder recibir este regalo de salvación. Una persona es salva al confesar con su boca que Jesús es el Señor, creyendo en su corazón que Dios levanto a Jesús de la muerte.

No hay salvación por obras (ni en la presencia de buenas obras o en la ausencia de malas obras), pero solamente en Cristo Jesús. El arrepentimiento es dejar de confiar en otros medios para obtener la salvación y voltear hacia Jesús como el único Salvador.

La Ley Mosaica con los Diez Mandamientos pertenece al pacto dado a través de Moisés. Este pacto ya fue reemplazado con el Pacto Nuevo que fue establecido en Cristo. La Ley de este Pacto Nuevo es la Ley del Amor.

Creemos en toda la Palabra de Dios. Creemos que es la Verdad, todo lo que dijo Jesús, mientras caminaba aquí en el mundo y lo que hablo después de haber resucitado y de haberse sentado en el cielo.

Somos salvos por gracia – gratuitamente. La misma gracia que nos salvó también tiene la habilidad de poder cambiar nuestro estilo de vida y nuestro comportamiento. La enseñanza de la justicia de la gracia de Dios, no da libertad para pecar, pero da libertad del pecado.

Creemos en el bautismo en agua después de que una persona ha recibido a Jesús y lo ha confesado como el Señor.

El Espíritu Santo es dado a todos los Creyentes en Jesús y es nuestro consolador y guía en todas las áreas de nuestra vida.

La Sanidad ha sido dada a todos a través del sacrificio de Jesús. Por eso practicamos la oración por los enfermos.

Todos los Creyentes en Jesús son uno. Por eso deseamos mantener esta unidad en el Espíritu, y procuramos mantener buenas relaciones con todos los demás Creyentes en Jesús.